¡Sucedió!

Denver “technically” got its first snow storm of the season last night. Now, I say technically because if you live in this area of Colorado, you know that all the snow is generally melted away by lunch.

You also know that there is definitely more snow on the way, so keeping your property’s features (like cubiertas, pérgolas y cercas) en buen estado es ahora un problema más urgente.

But how do you properly take care of these features – specifically fences – to ensure their survival through this winter season? Here’s how:

1. Manchas de la cerca de prueba de agua

Durante las temporadas de primavera y verano, la exposición prolongada al calor y la luz solar tiende a ser el factor más importante que conduce al daño.

For obvious reasons, this isn’t the case during winter.

Prolonged exposure to the snow’s moisture actually weakens the wooden fibers of your fence. This not only affects the structural integrity, but it puts your material at risk for mold, mildew and eventually rot.

That’s why you’ll need a water proof fence stain for optimal fence maintenance.

PRO-TIP: While we don’t specifically recommend any particular product, if you are using natural wood (like Cedro or Secoya) you’ll want to use something that is oil based.

2. Sepa que las temperaturas cambiantes cambian su cerca

Viviendo en Colorado, nuestros inviernos son bastante interesantes. La fuerte caída de nieve que se derrite al mediodía puede considerarse un privilegio.

Al mismo tiempo, estos cambios rápidos de temperatura pueden afectar su cerca. Esto hace que los materiales de su cerca se expandan y se contraigan, causando que los nudos se caigan dejando sus piquetes llenos de agujeros.

And be sure that on these type of days you’re checking your fence for those holes. If left unaddressed your fence becomes susceptible to rot and wood eating insects.

3. Controles constantes

Building off the previous section, another great line of defense for fence maintenance is to regularly check up on your fence during this season – especially after storms.

Busque cualquier daño o imperfección para que pueda solucionarlos antes de que empeoren. Además, la humedad puede filtrarse en el suelo y formar sumideros, deslizamientos de tierra o cambios que podrían afectar los postes de soporte.

So always check up on your fence’s condition to fix any issues before they get too detrimental or expensive to fix.

4. Limpia rutinariamente tu cerca

You’ll also want to be sure to clean your fence from any leaves or other organic matter that has set into your rails or is between boards.

This debris actually inhibits air flow in the wood and creates a trap for moisture. And as we’ve addressed previously, moisture is VERY detrimental to your fence.

5. Limpieza de las zapatas de cemento

Sí, debería eliminarlos de los escombros, la suciedad o cualquier otro asunto. El cemento es capaz de atrapar la humedad, al igual que la madera.

Y con esa humedad atrapada, es muy probable que se produzcan grietas en el cemento. Así afectando la integridad estructural y llevando a posibles reparaciones.

PRO-TIP: Si algún material a lo largo de esta temporada comienza a ver problemas, cámbielos de inmediato. ¡Mejor reparar unas tablas que una sección entera!

Pensamientos Finales

Con todo, el mantenimiento de la cerca puede ser realmente fácil. Una buena parte del mantenimiento involucra a un propietario de vivienda que está dispuesto a dejar de lado esos minutos de 5 para hacer una inspección informal y tomar nota o solucionar cualquier problema que vea.

Sabemos que hay mucha información sobre este tema sobre el mantenimiento adecuado de las cercas, algunas de las cuales es posible que no hayamos abordado. Dicho esto, no dude en llamarnos para hablar con un especialista que pueda responder cualquiera y todas sus preguntas.